El Somozas se trae los tres puntos de O Viso

El Somozas sumo tres puntos ante el Arzúa en O Viso en la tarde del miércoles al imponerse a los locales por un claro 0-2 que los devuelve al liderato. El partido correspondía a la jornada 18 aplazada en su día por causas relacionadas con la pandemia.

Tras una primera parte en la que los locales gozaron de las mejores ocasiones, sobre todo durante la primera media hora de juego, los de Marco Roca enderezaron el rumbo en la segunda mitad y con los goles de Aleix en meta propia y el goleador Rubo, sellaron una trabajada victoria en O Viso.

El Arzúa, con la presencia en su once inicial de los “ferrolanos”, Iñali Leonardo, Oscar Lorenzo y Daniel Pájaro y Jesús Gabarre que entraría desde el banquillo, fue claro dominador de la una primera mitad en la que el Somozas apenas inquietó la meta local. Si lo hicieron los arzúanos que avisaron con un balón al palo de Brais y dos sucesivos rechazos de la zaga somocense a sendos disparos dentro del área que no encontraron portería. Tampoco atinaron los de azul en el saque de una falta lateral que Dani Pájaro remató de cabeza para que Marcos Souto le luciera con una gran intervención. Resistió el Somozas en la defensiva y esperó a buscar soluciones en la segunda parte.

El Somozas más efectivo doblegó al Arzúa en la segunda parte

Ahí las encontró el técnico de Ferrolterra que varió la táctica y encontró la manera de que su equipo mostrara la pegada y efectividad que los caracteriza. En el 53, una acción por banda de Asier sirvió para que su centro chut tocara en Aleix que introducía así un balón en propia meta que suponía el 0-1. Para entonces ya había cambiado el panorama y el Somozas volvió a aprovechar la situación de un Arzúa ya más descubierto para acabar de matarlo. Maroñas, que dejaría su puesto a Pablo Rey un minuto después, sirvió un balón para Rubo que volvió a demostrar que su fichaje invernal por el Somozas no fue en balde, batió a Cristofer y dejó sentenciada un contienda que a partir de ahí manejó el conjunto de Ferrolterra con Pablo Rey a los mandos y mucho oficio hasta el final.