OPINIÓN | Contra viento y marea

0
A Malata volvió a vibrar con el Racing

Por Mateo Pintado

Ayer el Racing de Ferrol remó durante media hora con un hombre menos y fue quien de frenar a todo un Racing de Santander. Un punto agridulce contra viento y marea.

Ayer los nuestros demostraron que con esfuerzo, trabajo en equipo y sufrimiento todo se puede sacar adelante. Me encantó esa presión tan arriba que creaba Joselu dificultando muchísimo la salida de balón rival, esa garra con la que todo el equipo seguía adelante en momentos duros, esas carreras por la banda de Heber Pena, esas salvadas y esa velocidad de Kike Fornos, ese trabajo que tuvo el equipo para defender el empate con uno menos, ese ánimo que daba nuestra afición a pesar de que el equipo estuviera muy fastidiado. Esa solidez defensiva que tanto tiempo hemos luchado por tener esta temporada y por fin ver que en un momento clave la estábamos teniendo, esos gritos del cuerpo técnico ferrolano pidiendo que el partido se acabara en esa misma jugada, esas caras reflejando el esfuerzo de los nuestros; esos abrazos entre vecinos de asiento que llevaban sin verse meses por la pandemia, esa alegría entre las peñas por ver que por fin podían ocupar su lugar para animar como a ellos les gusta. Y lo mejor de todo, la alegría y las sonrisas de oreja a oreja de la gente en las calles ferrolanas con sus camisetas y bufandas del equipo, eso creo que es de lo que el club debe sentirse más orgulloso, de que de una vez por todas, la población de nuestra amada ciudad este volviendo a sentirse orgullosa del equipo de su localidad.

Este equipo ayer demostró porque está en esta categoría y lo necesario para estar aquí, lo necesario para estar en una categoría en la que te lo juegas todo cada fin de semana, ese esfuerzo de los jugadores para darle esa alegría a los casi 3.000 fanáticos que ayer disfrutaron del juego de ambos equipos, ese esfuerzo de la afición por intentar agregar ese plus de moral tan importante para los jugadores en los últimos compases del partido. Esa unión que ayer demostró tener nuestra plantilla, en el momento en el que podría parecer que el final el partido iba a acabar en derrota, ellos demostraron ser una verdadera piña y empujaron todos hacia un mismo objetivo, incluida la afición que ayer demostró por que es la mejor, toda A Malata de pie animando a nuestros jugadores en un momento tan complicado. Sin toda esa gente, seguramente el resultado no habría sido el mismo. Opa Racing.