Indignación entre el racinguismo por un derbi a puerta cerrada

0
24

En el día de ayer, el Presidende de la Xunta de Galicia anunciaba un cierto alivio en las restricciones reinantes en Galicia durante las últimas semanas. A pesar de que se vuelven a abrir el interior de teatros o museos, o de que las iglesias nunca se cerraron, los amplios estadios gallegos seguirán cerrados durante algunas semanas.

Había esperanzas de que el DOG aclarara si finalmente podría haber aficionados en el Racing de Ferrol – RC Deportivo, un partido histórico y con mucho en juego que la afición racinguista llevaba tiempo esperando. Parece que no será así, ya que a pesar de que A Malata es un espacio al aire libre, donde en anteriores partidos se realizó control de temperatura, se obligó a los asistentes a portar entradas personalizadas para detectar posibles brotes, a estar sentados y a mantener la distancia de seguridad, como no podía ser de otra manera, controlado por personal de seguridad privada contratada por el club ferrolano, apoyados por las Fuerzas de Ordén Público. Todo ello no parece ser suficiente para que la Xunta de Galicia vuelva a aliviar las restricciones al deporte, castigado sobremanera en las últimos tiempos. El enfado es si cabe mayor entre la afición racinguista al ver como en Zamora, Salamanca o Guijuelo se dan cita unas 2000 personas cuando el Racing de Ferrol visita sus estadios. ¿Son más contagiosos los aficionados gallegos que los castellano – leoneses?

Indignación

En las últimas horas algunos aficionados han mostrado su enfado a través de las redes sociales. Uno de ellos Pablo Bueno presidente de la Peña Marea Verde y de la federación de peñas, que se pronunciaba así al respecto: «No podremos estar en el campo para animar a nuestro Racing por la pandemia y porque Feijoo considera más infecciosos A Malata o Riazor que el Jofre o el Palacio de la Ópera», pero queremos que todo el mundo sea consciente de lo que supone un partido así para la afición.

Rivalidad máxima y orgullo ferrolano

Del último partido oficial en A Malata entre Racing y Dépor con las gradas a reventar y la copa en juego al del próximo sábado con las gradas vacías y los dos equipos luchando por eludir el pozo negro que supondría la bajada a la cuarta o quinta categoría del fútbol nacional. «Además de los puntos está en juego el orgullo y dar una alegría a los ferrolanos en medio de tanta mala noticia. El Racing debe salir a aplastar, la entrega no se negocia», sentenció Pablo Bueno en nombre de la afición ferrolana.

¡¡¡Volveremos¡¡¡, ¡¡¡Opa Racing¡¡¡

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here