La SD O Val de Narón ve tambalear su continuidad

0

“Desde que llegamos al club no hemos parado de trabajar para pagar deudas de la anterior gestión directiva”


¿Y ahora qué?. Es la reflexión que realiza diariamente Antonio López, Presidente de la Sociedad Deportiva O Val de Narón, en su desesperación por encontrar una solución que permita seguir adelante a esta histórica entidad, referente en la comarca tanto por sus dimensiones como por las categorías en las que compite.

Antonio López preside una de las entidades de mayor peso y representación del fútbol en Ferrolterra. Fundada en 1.976 con el nombre de Val Club de Fútbol, existe con su denominación actual desde 1.992, fecha en la que quedó inscrita en la secretaría general para el deporte de la Xunta de Galicia, con el número 3616 en el registro de clubes.

En la actualidad el club cuenta con un equipo senior en la primera Galicia, un juvenil en liga gallega y es el único club de la comarca con dos equipos femeninos en 1ª y 2ª autonómica . Además está presente con sus equipos de fútbol base en todas las categorías del fútbol 11 y fútbol 8, con un total de casi 300 licencias en activo.

Deudas heredadas


“Son ya seis años de duro trabajo para poder solventar los cerca de 70.000,00 € que se han generado como deudas y sanciones heredadas de una gestión autoritaria y opaca por parte del anterior presidente. Una gestión que nunca tuvo en cuenta el futuro de una entidad que ha sido y sigue siendo referente en la comarca desde su nacimiento allá por el año 1976”, asevera Antonio.


La actual junta directiva toma el testigo en la gestión de la entidad en junio de 2015, a partir de este momento y, en contra de todo lo que había afirmado el anterior presidente en la asamblea general de socios, no para de encontrarse con deudas y sanciones por una gestión heredada que está poniendo en grave riesgo de desaparición a la Sociedad.


El arduo trabajo de la actual directiva para mantener la estructura deportiva y los servicios ofrecidos por la entidad, en el que resulta esencial la colaboración de los entrenadores y formadores, acaba de llegar a la encrucijada más importante y decisiva de su gestión. Y no es para menos, tras un control financiero realizado por la Diputación de A Coruña en febrero de 2019, relativo a un convenio de colaboración entre ambas entidades para la construcción de los vestuarios bajo grada del campo natural de Sinde, se detectó una irregularidad.

La SD O Val cuenta con una gran masa social | Cedida


“La ley de subvenciones de Galicia es clara en cuanto a esto y a la transparencia que debe existir en relación al dinero aportado por las administraciones públicas, siendo preceptiva la solicitud de autorización a la administración pertinente si entre la empresa que va a realizar las obras y algún miembro de la junta directiva existe vinculación alguna». «Creo que la documentación debería ser revisada en el momento anterior a la prestación de la ayuda económica y no posteriormente». «Nos esforzamos cada día para mantener en orden todas las demandas normativas que las entidades deben cumplir y te encuentras con que la mala praxis de las anteriores directivas no solo te influyen a la hora de corregir sus locuras económicas sino que pueden hacerte desaparecer”, nos explica el actual presidente.

Más de 100.000 € , una cantidad que podría abocar a la entidad a la desaparición


«El presidente anterior realizó directamente la gestión del convenio con la propia administración. En aquel entonces se crea una empresa, cuyo administrador es uno de sus hijos, que resulta la adjudicataria de la obra por ser la que realizó la oferta más ventajosa…»

No se solicitó la autorización necesaria para que la empresa vinculada realizase la obra, vulnerando así la ley de contratación, y la Diputación de A Coruña considera que la deficiencia de autorización no es una infracción sancionable, sino una anulación de los medios de prueba de justificación del gasto realizado. El resultado de este procedimiento condena a la entidad a la devolución íntegra de la subvención recibida en aquel momento, 85.000,00 €, y los intereses de demora desde entonces, cantidad que podría sobrepasar los 100.000,00 €.


“Han sido dos años difíciles de escritos, recursos, resoluciones y litigios”, nos asegura Antonio

Cuando parecía que la entidad encontraba la fórmula de sobrevivir, con una estimación parcial de sus demandas en la Resolución del recurso Contencioso- Administrativo que la entidad presentó. Ahora ha vuelto la sombra de la desaparición a planear sobre la entidad valexa pues el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, respondiendo a la alegación presentada por la Diputación de A Coruña, invalida la anterior resolución y condena a la devolución íntegra.


¿Y ahora qué? Es inasumible para una Sociedad como esta, no generamos más ingresos que para el mantenimiento de los gastos que la propia actividad deportiva provoca». «Y todo ello, gracias al trabajo desinteresado de muchas personas: jugadores que han tenido aquí momentos y experiencias importantes de su vida y vuelven a dar a los demás lo que han recibido, padres y familias de jugadores y vecinos que, en su figura como directivos, luchan por mantener viva a la entidad».

«Desde que llegamos al club no hemos parado de trabajar para pagar deudas de la anterior gestión directiva». La devolución de esta cantidad nos condenaría a la desaparición con toda probabilidad. Estaríamos dispuestos a trazar una línea de colaboración y organización de eventos para la Diputación de A Coruña, u otros organismos y entidades que pudieran ayudarnos, e ir minorando así la deuda. No se nos ocurre cómo salvar esta situación. Estamos cansados” son sus últimas palabras.