El presidente de la entidad, Kike Soto, confirmó días pasados a este site que el Galicia de Caranza volverá a contar con un equipo de aficionados en la temporada 2022-23.

El club ferrolano dejó de competir en el fútbol modesto en la temporada 2018-19 después de su última curso formando en la competición de la segunda autonómica. Uno de los históricos del fútbol comarcal abandonaba parte de su esencia para dedicarse de pleno al fútbol base.

Por entonces el club encontraba muchas dificultades para formar un grupo estable y con incorporación de gente joven. Ahora, y con la pandemia ya superada, las circunstacias han cambiado y al igual que ha ocurrido en la pasada temporada, son muchos los jóvenes futbolistas que demanda un hueco donde seguir practicando su deporte favorito al terminar su etapa juvenil. Es el caso del Galicia, que contará en su nueva formación con gran parte de futbolistas que provien de su fútbol base.

Buena acogida

“Ya tenemos un buen número de jugadores anotados y esperamos continuar sumando efectivos”. “Estamos siendo muy selectivos a la hora de las nuevas incorporaciones, vamos a primar el compromiso y la formalidad por encima de otras cuestiones, creemos que esto nos dará mayor seguridad de cara al futuro”, señaló Kike Soto.

El Galicia de Caranza es un club histórico del fútbol de Ferrolterra, que cuenta en sus vitrinas con numerosos trofeos, incluido un Concepción Arenal (1957), así como campeonatos de liga y copa en diferentes categorías.